Sistema de Administración de Riesgos de Lavado de Activos y Financiación del Terrorismo –SARLAFT–

El Lavado de Activos y la Financiación del Terrorismo –LAFT– constituye uno de los problemas más difíciles que el país enfrenta en la actualidad, por lo que nuestra Universidad  en sus estatutos tiene enmarcado en el Código de Ética y Buen Gobierno, adquirimos el compromiso frente a la legalidad y la transparencia con la adopción de medidas para evitar que delitos como el Lavado de Activos, Financiación de Terrorismo –LAFT– y la corrupción se filtren en la institución y generen un riesgo altísimo que no está dispuesta a asumir, por ello nos comprometemos con la prevención y el control de los riesgos, diseñando una política para la mitigación de los mismos.

Nuestra política para el funcionamiento del SARLAFT, si bien hace parte de un cumplimiento normativo, también contribuye al control de factores que puedan llevar, bajo la apariencia de legalidad, a la realización de operaciones con recursos provenientes de actividades ilícitas, lo que afectaría nuestra reputación, y en consecuencia el bien más preciado de cualquier institución, su prestigio. Tales políticas permiten el conocimiento de clientes, de empleados y de proveedores, y facilitan actuar preventivamente antes de realizar cualquier tipo de relacionamiento o perfeccionamiento de un contrato con personas naturales o jurídicas que se encuentren vinculados con este tipo de conductas delictivas.

La Superintendencia Nacional de Salud –SNS–, en la circular 000009 del 21 de abril 2016, pretende que las entidades de salud, también se unan y luchen contra el Lavado de Activos y Financiación del Terrorismo –LAFT– y que se implemente un Sistema de Administración de Riesgos de Lavado de Activos y Financiación del Terrorismo –SARLAFT–.