Aspirantes, Noticias, Vida universitaria

Un grupo de catorce monos aulladores rojos, de la especie Alouatta seniculus, fue liberado durante noviembre y diciembre de este año en bosques ubicados en zona rural del Magdalena Medio antioqueño, después de permanecer en un proceso de rehabilitación que duró tres años y seis meses en el Zoológico Santa Fe de Medellín, donde se les enseñó a valerse por sí mismos en vida silvestre.

El pasado domingo 15 de diciembre, tres hembras y cuatro machos, incluida una cría macho nacida en el zoológico el pasado mes de junio, fueron liberados en bosques de la Reserva Huella Salvaje, en un acto de reconciliación con la naturaleza, coordinado por el Parque Zoológico Santa Fe y el convenio entre el Área Metropolitana del Valle de Aburrá, Corantioquia y la Universidad CES para la protección de la fauna silvestre.

Estos se suman a un grupo de siete individuos de la misma especie que fue liberado, con dos semanas de diferencia, a una zona distinta de la reserva del Magdalena Medio con el interés de que consoliden grupos separados.

El proceso consistió en una liberación blanda, en la que los animales tuvieron la oportunidad de adaptarse al nuevo entorno ubicados dentro un encierro instalado en el punto de liberación. Una vez abiertas las puertas del recinto, se les suplementa la alimentación por unos días más, mientras ellos deciden desplazarse a otros puntos del bosque y encuentran su alimento de forma autónoma.

Posterior a la liberación, se realizan monitoreos con biólogos y otros expertos en campo y a través de seguimiento satelital, con el fin de establecer el comportamiento de los monos en este nuevo hogar, en el que hay disponibilidad de alimento, refugio y condiciones óptimas para que continúen su ciclo de vida. Este predio en el Magdalena Medio es conservado por la organización Huella Salvaje, que busca conciliar las actividades productivas con la preservación de la biodiversidad, a partir de procesos de educación y conocimiento de los recursos naturales de su zona.

Tanto la rehabilitación como el monitoreo son resultados de un fuerte trabajo entre las instituciones participantes. El Zoológico Santa Fe invirtió alrededor de 190 millones de pesos en este proceso, durante los 3 años y medio que tomó la conformación de los grupos y la readaptación. Por su parte, el convenio entre el Área Metropolitana del Valle de Aburrá, Corantioquia y la Universidad CES ha aportado cerca de 40 millones de pesos al proceso de liberación blanda y monitoreo. Todo esto para garantizar el bienestar de los animales durante su estadía en el Zoológico y en el bosque que fue elegido para que sea su hogar.

Conoce todas las noticias