Egresados, Investigación e innovación, Noticias, Vida universitaria

Diferenciar el tipo de especies de guacamayas de las regiones Andina y Amazonía con tan solo una pluma o encontrar si hay alguna especie híbrida de un primate con el ADN de la aplicación de un hisopado bucal, es decir, una muestra de saliva, son algunos de los resultados que se podrán obtener del nuevo banco genético de muestras de la Universidad CES de Medellín.

El banco conserva tejidos animales y hace parte de las Colecciones Biológicas de la Facultad de Ciencias y Biotecnología de la Universidad. Con más de 600 muestras de mamíferos, aves, reptiles, anfibios y corales almacenadas tanto en congelación como a temperatura ambiente se busca estudiar la diferencia entre especies, inferir sobre procesos demográficos y analizar nuevos hallazgos que apoyen estrategias para preservar la diversidad genética animal del país.

“El objetivo es obtener muestras para hacer estudios genéticos de la fauna que hay en nuestro medio, estudios que impacten la conservación o que hagan evaluaciones del impacto ambiental de la actividad humana. Se puede abordar preguntas relacionadas al estado de las poblaciones si están cerca de la extinción, resolver problemas de clasificación taxonómica, entre otras”, explicó Juliana Martínez Garro, docente de genética de la Universidad CES.

Investigadora con muestras para analizar en el banco de genética

Fotografía: Oficina de Comunicación Organizacional

Del proyecto que está por cumplir el primer año se han obtenido muestras de hisopados orales, cloacales y anales; plumas, pelo, sangre, músculos, otros tejidos y pieles. Las muestras provienen de especies como: guacamaya, loro, búho, currucutú, tucán, barraquero, oropéndola, mirla, cernícalo, paloma, gallinazo, sinsonte, pigua y carriquí; también de mamíferos como: ocelote, perro de monte, grisón, titi gris, cariblanco, marteja, mono araña, tayra, nutria, yaguarundi ó reptiles como: serpientes, babillas y tortugas utilizando novedosas técnicas menos invasivas.

“Además de generar nuevo conocimiento estamos demostrando que existen más alternativas a las comúnmente usadas y que arrojan igualmente excelentes resultados en términos de la calidad del ADN y que se obtienen bajo un nivel de invasión mucho menor para los individuos, porque nos parece que llegó la hora de cambiar el chip, de dejar de pensar en los animales como un material de estudio insensible”, detalló Mariana Agudelo González, estudiante de Biología de la institución.

En el banco se trabaja en conjunto con las corporaciones autónomas Cornare y Corantioquia, entidades como EPM y la Fundación Aiunau, y otras instituciones educativas como la Universidad de Antioquia. Gracias al trabajo colaborativo y los primeros resultados obtenidos se han ejecutado dos proyectos de tomas de muestras, uno con el grupo biológico de los perezosos, armadillos y hormigueros y otro con el grupo biológico de las serpientes. Ambos proyectos con interesantes resultados y que se encuentran en proceso de publicación.

Conoce todas las noticias