Investigación e innovación, Noticias, Vida universitaria

Lulú es una cabra de tres años, que en el año 2016 llegó al Centro de Veterinaria y Zootecnia de la Universidad CES sin sus dos patas delanteras, pues la cabrita habría sufrido de grave maltrato animal. La razón del porque lo hicieron fue porque ella se pasaba a otras fincas a robarse los frutos.

La cabra Lulú llegó oriunda del municipio de Ciudad Bolívar, Antioquia, con graves heridas e infecciones en sus muñones delanteros . Después de dos cirugías y mucho cuidado logró recuperarse, pero después de lo más difícil que era la recuperación quedaba otro reto más grande y era que Lulú volviera a caminar.

Felipe Gómez Restrepo, médico veterinario y Coordinador del área de grandes especies cuenta que optaron por salvarle la vida a Lulú, ya que llegó siendo una cabra bebé, de ocho meses aproximadamente, y querían darle la oportunidad de vivir y tener una vida digna, “se comenzaron a desarrollar unas prótesis para facilitar que Lulú caminara tranquilamente. En realidad, se ha realizado cuatro prótesis, era un proceso de ensayo, error, ensayo error, se tomaron medidas de los muñones, se hicieron unas impresiones en 3D y se empezaron a desarrollar las prótesis” cuenta el médico veterinario.

Esta icónica cabrita es muy loca, cuenta el veterinario Gómez que Lulú, como todas las cabras es inquieta “entonces si uno le da la oportunidad a Lulú de tener cualquier cosa por fuera ella se lo va a comer, se come la comida de los otros pacientes hospitalizados, se mete a las pesebreras de otros pacientes, o sale a buscar el mecato de los otros pacientes que traen a la clínica” cuenta entre risas el médico.

Después de varios intentos se logró con las prótesis perfectas, pero en un día agitado para Lulú ya que tenía varias caminatas, las prótesis se averiaron, por lo que hace 4 meses por cuarta vez está estrenando zapatos. Las prótesis creadas para lulú son hechas en 3D por una empresa llamaba Animal Fix, esta empresa es especializada en prótesis animal, las últimas prótesis se demoraron aproximadamente 2 meses, y la adaptación de Lulú fue casi inmediata.

La cabra Lulú comiendo pasto

Conoce todas las noticias