Noticias, Unidades de negocio, Vida universitaria

A diferencia de otras universidades en el país, la Universidad CES de Medellín consciente de la importancia de respaldar las actividades y esfuerzos de algunos estudiantes para su permanencia académica, ha autorizado las ventas itinerantes, de manera regulada y capacita a sus promotores en finanzas y manipulación de alimentos.

Una de las beneficiadas del programa denominado Ventas CES es Paulina Zapata Celis, una estudiante de tercer semestre de Medicina Veterinaria y Zootecnia, quien recurrió a la venta de mango picado, zanahoria en julianas y hasta tronquitos de coco para generar un ingreso que le permita apoyar su manutención en la U.

“La mitad del dinero lo guardo para cualquier ahorro. La otra mitad se va para la universidad, los pasajes, en las prácticas. Me parece muy bueno el acompañamiento porque uno, por ejemplo, no sabía cuál era el manejo financiero. Yo antes me gastaba toda esa plata. Ahora sé que debo tener guardado algo por si algún accidente, por si se me daña la fruta, además de que no tengo problema de vender en la U.”, resaltó la estudiante habitante del municipio de Envigado.

Como Paulina, otros 119 estudiantes registrados, de todas las carreras y pertenecientes a diferentes estratos sociales, deambulan por la U con sus dulces, alfajores, y otros comestibles. Ninguno tiene un puesto fijo en las instalaciones, pero son identificados con un sticker que los autoriza para la venta de determinados productos y en espacios abiertos.

Desde hace dos años y medio la institución identificó las ventas en el campus principal, especialmente de alumnos que buscan con las ganancias un sustento para gastos de sus estudios. Desde entonces el programa Ventas CES, que lidera la oficina de Bienestar Institucional y Desarrollo Humano de la Universidad, para su regulación y control acordó un reglamento de operación de los pequeños negocios dentro del campus principal.

“Se establece en ese reglamento, por ejemplo: en qué lugares de la U no pueden vender, ejemplo: la biblioteca, los laboratorios, el teatro, las aulas. Otro punto es el tipo de alimentos que se están vendiendo. No podemos vender alcohol, cigarrillos, sustancias psicoactivas. Y todo esto se acompaña con capacitaciones en finanzas personales y manipulación de alimentos”, explicó Carolina Cardona Álvarez, trabajadora social de la Universidad CES.

Adicional al respaldo en capacitación, los estudiantes son vinculados a los diferentes programas de beneficios económicos que tiene la Universidad, como el Fondo de Solidaridad CES. En el acompañamiento también hacen parte la Dirección de Investigación e Innovación que se vincula con la capacitación en finanzas personales y la Facultad de Ciencias de la Nutrición y los Alimentos que gestiona el curso de manipulación de alimentos. Todo ello sin ningún costo para los estudiantes.

Paulina Zapata Celis una de las beneficiadas del programa denominado Ventas CES

Foto: Oficina de Comunicación Organizacional

Conoce todas las noticias