Uso eficiente y gestión de recursos

Te compartimos nuestras iniciativas para hacer uso eficiente de los recursos y reducir el impacto ambiental.

Ahorramos agua

Somos conscientes de la importancia que representa este recurso hídrico. Por ello establecimos programas encaminados al ahorro y uso eficiente de las diferentes fuentes de suministro que posee la Universidad, tales como acueducto veredal, aguas superficiales, gracias a las cuales hemos logrado un ahorro de 2.098 m3 y aguas lluvias, que han permitido un aprovechamiento de 3.643 m3. A través del Programa para el Uso Eficiente y Racional del Agua (PUEYRA) se realiza una adecuada gestión de este recurso.

Con relación a las aguas residuales generadas en el proceso educativo, son transportadas a través de la red de alcantarillado público a las plantas de tratamiento San Fernando o Aguas Claras, según el caso, lugar en los cuales son debidamente tratadas.

Reducimos el consumo de energía eléctrica

Implementamos tecnologías para reducir el consumo de este recurso. La implementación de 2.244.6 m2 de paneles solares como ejemplo de energía renovable, gracias a los cuales se generarán 348.242 kWh/ año, disminuyendo así el consumo de energía por red, así como las emisiones de CO2, cambio de luminarias fluorescentes, por un (porcentaje total) de luminarias LED, contribuyendo así a la disminución del consumo energético.

Seleccionamos y aprovechamos los residuos sólidos

Realizamos una gestión integral que implica la correcta disposición de los diferentes tipos de residuos; entre los cuales se encuentran ordinarios y peligrosos, de los cuales se han dispuesto adecuadamente 393.5 Ton, en cuanto al material reciclable se aprovecharon 21,1 Ton.

También, contamos con sistemas para la selección y aprovechamiento de residuos que se pueden recuperar y ser usados como materia prima, como es el caso del punto Kaptar, en el cual se recepcionan materiales tales como (PET, aluminio, tetra pak y pilas); en total se han recolectado 946 Kg, los cuales son introducidos de nuevo a la cadena productiva evitando de esta manera que lleguen a rellenos sanitarios. Las pilas que se recolectan en este sistema, se gestionan como un residuo peligroso.

Además de lo anterior, la Universidad ha sido pionera en la implementación de los lineamientos cero plásticos de un solo uso, siendo la primera universidad en el Área Metropolitana en restringir el uso de este tipo de plásticos en el campus universitario y sus sedes. Desde mayo de 2019, fecha en la cual se inició con su implementación, se ha presentado una reducción del 83% del plástico de un solo uso como botellas PET, bolsas, cubiertos, vasos y platos. Así mismo, se realizó la inversión en un sistema de compostaje para residuos orgánicos, lo cual permitirá su aprovechamiento y posterior uso como abono orgánico.

Para el caso de los residuos Posconsumo (medicamentos, luminarias, pilas, residuos eléctricos y electrónicos, y aceite usado de cocina) se cuenta con un punto de separación. A la fecha se han recolectado con 1,5 Ton de este tipo de residuos, dispuestos con gestores avalados por la Autoridad Ambiental